«

»

Feb 12

Manifiesto de un No-Friki

orgulloso de ser friki

Iba yo camino de escribir acerca de la serie “En los limites de la realidad” (y si los compañeros no-frikis acceden a publicarlo le vamos a pegar un repaso pa dejarla despelotá), cuando de pronto me llega un mail de este grandioso foro, y me deja pensando antes de abrirlo. Efectivamente… no somos frikis.

Me trato de explicar: que vas y naces en una época en la que la diversión digital es pintar con los dedos y las maquinitas punteras van a 8 bits en amarillo y gris (un blanco y negro habría sido ya la leche). Y las pelis, o te las compras/alquilas/pirateas en VHS (y/o Betamax), o te las ponen en Telemadrid (ni paramount channel ni la madre que los pario). O si eras niño silencioso, te llevaban al cine (si no lo eras lo intentaban una vez, y al segundo berrido a tu puta casa). Y ves a tu primo el mayor (muy macho el) que juega con sus amigos muy machos y muy mayores a juegos con dados y figuritas. Y pintan maquetitas de naves muy chulas y se lo pasan teta dentro de un entorno controlado, y es encima el ejemplo a poner cuando a tu madre se la llevan los demonios porque no paras quieto ni un segundo.

Y vas creciendo y vas viendo pelis, y pillando juguetes y viendo dibujos, y jugando al rol y leyendo cómics, y cuando te quieres dar cuenta tu no quieres ser bombero, astronauta, médico o policía (¿ni en broma?) sino que quieres ser Luke Skywalker, o como mucho Han Solo. O si me apuras Indiana Jones, Goku, o Batman, o una Tortuga Ninja (pero no Chewbacca, nunca quiere nadie ser Chewbacca). Y sigues creciendo y te ves con 14-16, no has catado hembra, no estas por la labor de empezar a fumar, y aun así sigues pidiendo muñecajos de BAN-DAI por tu cumpleaños.

Y llegados este punto, ya si, te miras al espejo, con tu virginidad intacta, tus gafas de miope y tu pinta alternativilla (a saber: raro que te cagas), y dices… “a ver si resulta que no voy a ser normal!”. Y ya no hay marcha atrás. Como con las hipotecas: ya tienes la casa y el contrato, ahora a pagar letras.

Tu prototipo no tenía nombre (el pipa, el margi, el pardo, o mi preferida, el margi-pardo). Y no lo necesitabas, porque a pesar de pagar un precio relativamente elevado (ni sexo ni integración social, oiga, que estamos hablando de cosas muy serias), aun así y todo, te compensaba… y te compensa (y te acordabas de tu primo el mayor con 35 años y sin seguir catando hembra: que la decisión es dura).

Captura

Y… ¿Por qué? ¿Porque sabias que a 15 años vista ibas a ser miembro de una tribu urbana con nombre propio? ¿Porque empollón pasaría (en ocasiones) a significar que tendrías algo mas que un meñique de canto de frente? ¿Porque resultarías hasta “exótico” para feminas de generaciones venideras? ¿Porque tarde o temprano descubrirías que no es incompatible con tomarse unas copas con los amigos? ¿O quizás porque llegarías incluso a cliché de sitcom americana?

Pues va a ser que no. Eres como eres porque.. eres lo que eres. Y prefieres no renunciar a tu naturaleza antes que ser socialmente aceptado. Y eso en mi pueblo (Manoteras Village, distrito de Hortaleza) se llama rebeldía. Pero de la buena. Y da igual cuanto te casquen por ser diferente, o cuantos nombres se inventen para denigrarte, o cuantas damas rehusen a verse cerca tuyo. Porque no puedes cambiarlo. Y puestos a disfrazarnos nos enfundamos mallas (o algo).

Porque así somos. Y que ahora un ex-hipster pseudocultureta nos venga a discutir acerca del nombre del copiloto labiogenital del halcón milenario ni nos va, ni nos viene. Porque no queremos fardar. Y que nos vengan unos iluminados a contar las bondades del rol en vivo nos la suda, porque no necesariamente queremos participar. Y que nos vengan a hablar del multiverso chachidiscordante de la maravillosa maravilla de fabrica de sueños de Marvel (no confundir con canica en ingles) nos la trae floja. Porque no necesitamos competir. No necesitamos que se nos mire ni se nos admire (aunque el no-rechazo se agradece). Porque no somos ni Leonard ni Howard, ni Sheldon ni Raj. No somos ni siquiera el tipo de la tienda de tebeos (bueno… según la época).

Porque, compañeros… No Somos Frikis. Somos nosotros mismos. Y a mi al menos con eso me basta.

 

ser friki nosomosfrikis

Comments

comments

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Antiloo

    jajjaj ya me dirás de que mundo pertu-bardo sale un nick como Lachichola… y luego que en el instituto nos la lían jajaja te lo dice uno disfrazado de bataman… el compañero Labiogenital de Han Solo, joder toda la vida ante mis ojos, jejej que grande!!! me encant!!! Wellcome compi!!!! a ver para cuando una reseña de la serie!!!

  2. AtA

    Pues si, así a sido mi vida, un incomprendido de la sociedad en busca de una continua búsqueda de iguales, como cambian las cosas, cuando yo jugaba a rol si lo decías la gente pensaba que otro niño de la katana mas, si leías tebeos (entonces no eran cómics) era como si leyeras cuentos infantiles, ¿pero los tebeos no son para niños? te decían, lo de leer El señor de los anillos era de rarunos y si habia que elegir entre “tocar pelo” o una partida de Warhammer a 10.000 puntos… que esperen las nenas, como echo de menos los buenos tiempos ajaja

    Bueno bienvenido, anímate con En los limites de la realidad, una de mis series favoritas

    1. J

      ¿En serio? Uy uy uy miedo me dais

  3. MisterH

    Enhorabuena por la entrada, yo no soy friki, la verdad es que lo más friki que he hecho en mi vida ha sido pedirme para reyes el HeroQuest, pero me mola la personalidad que hay detrás de tus palabras.

  4. Lachicholina

    Mil gracias a todos compañeros!! No sólo no somos frikis, sino que no estamos solos!!

    Lachicholina se dedicó al porno y a la política. Una joya.

    PD: el compañero labiogenital de Lando en el halcón se llama Nien Numb, habla como si fuese musulmán y parece un papo. Llegan a hacer eso ahora y se lía parda por parte de todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: