«

»

Jul 21

Diluvio. Edición Integral

Es innegable que a todo aficionado de ciencia ficción le pierden las historias centradas en futuros apocalípticos o distopicos, da igual que se repitan una y otra vez o no tengan ni el más mínimo sentido. Ver la Estatua de la libertad semienterrada en una playa o los efectos de una explosión nuclear sobre Tokio nos encanta.

Diluvio del guionista francés Nicolas Pona y el dibujante español Jesús Hervás nos traslada a uno de estos futuros distópicos donde la tierra firme a dejado de existir dando lugar a un planeta cubierto de agua a causa de un diluvio que lleva siglos sin cesar. Un mundo acuático donde nómadas mutantes, clones, inteligencias artificiales o humanos forman parte de una sociedad fascista y decadente que sobrevive gracias a ciudades flotantes o estaciones subacuáticas y naves submarinas.

Diluvio-Cabe

La historia comienza cuando Jason un nómada mutante ve caer desde el espacio una nave y decide inspeccionarla en busca de cualquier cosa que le pueda proporcionar dinero. Allí conocerá a Normaee, una clon enviada a la tierra con una determinada misión. Jason accederá a ayudarla y juntos comenzaran a recorrer un camino en el que sólo encontraran dificultades para cumplir su misión.

Como ya he comentado, la originalidad en este tipo de historias es difícil de conseguir y en esta ocasión seguirá siendo así, al visualizar las primeras viñetas es inevitable recordar la película Waterworld, no solo por lo obvio de un mundo recubierto de agua, sino también por las “similitudes” que comparten los protagonistas, pero realmente esto es el menor de los problemas que tiene el cómic, y es que estamos ante una historia que tiene muchas deficiencias.

Cómic europeo debería ser sinónimo de perfeccionamiento, tanto guion como toda la parte artística deben estar trabajados al más mínimo detalle y en esta ocasión solo el dibujante y colorista Jesús Hervás cumple lo dicho.

dilubio nsf

El guión de Nicolas Pona se queda a medio camino entre el brainstorming inicial y el guion final, Pona comete el error de querer introducir demasiados conceptos lo que deja poco margen de maniobra para desarrollar adecuadamente la trama central, mismo sucede con la gran cantidad de sucesos que ocurren para tratarse de un cómic de tan solo 96 paginas, esto provoca que durante su lectura de la sensación de visualizar un videojuego noventero y entre “acto y acto” sea como pasar de pantalla sin definir bien que ha pasado en el camino.

Otra de las grandes deficiencias que nos muestra Nicolas Pona en Diluvio son los apresurados finales de ambos volúmenes (recuerdo que hablo de la edición integral). El final del primer volumen no deja al lector con ganas de más, pero queda la falsa esperanza de una remontada triunfal que según avanza el segundo volumen se descubre que no llegará y terminará dándonos un final de obra tan poco trabajado como el anterior.

Se puede pensar que todo esto se deba a presiones editoriales para publicar lo antes posible, y la sensación de historia incompleta sea a causa de que inicialmente la obra fuese a contar con tres volúmenes, lo que haría que el cómic mejorase ese ritmo que falta, lo que no mejoraría seria el estúpido y básico guion que tiene este cómic.

GUION
DIBUJO
INTERES
TOTAL
Promedio

Comments

comments